jueves, 15 de mayo de 2008

COSAS EN LA CABEZA


He estado ocupado, la mente la he tenido en otra cosa, ha sido un período de inactividad creativa o más bien de agobio mental, mezclado con la ocupación de todos los latidos del cuerpo en las cosas personales por hacer.

Así las cosas, comencé por asumir todos los trámites de nuestra mudanza, los maracuchos tiene una maldición que reza: ¡OJALÁ TE MUDEIS! Y créanme es de horror mudarse, lo único que te permite hacerlo es la emoción del sitio nuevo, de resto es de las peores cosas que jamás harás.

Raque y yo perdimos días de trabajo, contuvimos la neurosis propia de nuestras personalidades e hicimos el mejor equipo para lograr el cometido, dejamos el antiguo apartamentico por uno en el que podremos seguir creciendo. En el anterior dejamos muchas cosas vividas, otras las empacamos junto con los peroles para llevarlas al sitio nuevo, da como una especie de saudade mudarse.

Una vez mudados, sin poder ver la TV (Directv nos regaló 2 semanas sin cable), sin teléfono (CANTV nos regaló 3 semanas sin teléfono) , con los muebles incompletos, con las llaves de agua goteando, y con el deseo de que todo estuviera perfecto YA, y la consecuente mini frustración de que no sea así, descubrimos un mundo de sensaciones nuevas, ruidos, temperaturas, silencios y la magnificencia del inmenso Ávila y su brisa exquisita que se cuela por todos los rincones de nuestro nuevo hogar.

Mientras me acomodo a mi nuevo sitio, el mundo sigue dando vueltas, y las da a toda mecha, la escases de comida es una realidad aterradora a nivel mundial y los precios parece que han venido subiendo vertiginosamente, está claro que somos muchos ya y que no se produce suficiente. Bueno en Venezuela lo sabemos hace rato.

También me enteré que en unos 16 años, el Pico Bolívar de la Mérida querida de mis ancestros, cuyas nieves perpetuas son el orgullo de Venezuela, estarán derretidas para siempre, todo consecuencia del calentamiento global. Claro eso es lo que menos preocupa, pues pasarán muchas más cosas en ese tiempito tan corto, amén de sequías y monzones donde jamás habían sido vistos, ya no me da tiempo de apagar todas las luces y ahorrar energía para que no tengamos que quemar tanto carbono, el daño está hecho.

Impresionante, mientras en Venezuela el gobierno lucha por terminar de quitarnos el resto de los drechos, en Cuba, al tiempo que su dictador agoniza y su hermano se adueña del coroto, ya se puede hablar por celular y meterse en internet, que fuerte, al fin esa pobre gente empezará a ejercer derechos, pero yo me pregunto, ¡Si apenas comen!, ¿cómo van a hacer para comprarse un celular y pagar la renta del mismo? La respuesta es que no importa, finalmente pueden decidir tenero ó no un teléfono, aunque lo hagan aún con terror.

Bueno, por si fuera poco, y para impacto de todos los venezolanos, en medio de la locura política que nos ha tocado vivir en los último 8 años, el dólar, bajó de los 6mil bolos que costaba en diciembre, a 3 mil bolos, y aún así todo sube de precio desmesuradamente, todo es importado, porque aquí no hacemos ya nada ¿Quien entiende esto?

La cabeza llena, llenita de cosas, preguntas, grandes planes, miedos, emociones, alegrías, y placeres, en medio de las obligaciones y presiones del trabajo.

5 comentarios:

Jacqueline dijo...

Ay Iván... yo que ando en una depre y tú que me pones más triste todavía con este post...

(y estresada)


Pero lo escribiste muy bien, eso si tienes tú: dices las verdades con buena redacción.

IERL dijo...

Jacqueline. espero que no te dure mucho la depre, y que cualesquiera que sean las razones se resuelvan. En lo que respecta al post, tómalo con risa, porque no podemos hacer nada con tantos temas, yo tengo la cabeza full, pero estoy feliz de haberme mudado por ejemplo. Tranqui.

Carla Mariela dijo...

Que pasan cosas graciosas con esta red... estaba de visita en Caracas, para variar, y en medio de toooodo el concreto que siento como me aplasta me encontré con la sorpresa de dos árboles en la vía... un apamate espectacular lleno de flores de un violeta intenso y un mango preñado de frutos... lástima haber estado sin cámara, pero recordé tus imágenes de Caracas en Mayo...

yo también estoy preocupada por el calentamiento global, en mi blog estoy en campaña.

Un abrazo Maracayero,

Carla

Miguel dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Mariat dijo...

Hola, entre a tu blog por casualidad, y me dije que como me iba a CAracas a finales de junio, queria enterarme un poquito de como estaban las cosas por alla. Yo tambien veo El Avila desde mi casa, vivo en La Urbina. Saludos desde Texas de una caraquena que extrana su tierra.