martes, 12 de febrero de 2008

CANSANCIO


• Cuando para llegar a tu casa, después de haber pasado el día trabajando, te encuentras con una cola inmensa que te retrasa 1 hora mas;

• Cuando te levantas en la mañana, te bañas y desayunas volando para salir, y a una cuadra de tu casa te encuentras la cola detenida;

• Cuando enciendes la radio y desde temprano en la mañana escuchas a las mismas personas diciendo las mismas cosas sobre el mismo gobierno, y sigue y sigue todo por 8 años;

• Cuando vas al auto mercado y sigues sin conseguir leche, huevos, harina, pollo, y cualquier otro producto de turno en escasez;

• Cuando escuchas a lo lejos la voz del Presidente de Venezuela, escupiendo insultos y acusaciones absurdas, para continuar sin resolver ninguno de los problemas del país;

• Cuando la persona que trabaja en tu casa, de nuevo dejó de venir hoy;

• Cuando vas al cine y te encuentras con que hay que luchar contra el resto de la ciudad para llegar a sentarte en paz (cola para aparcar, cola para comprar el ticket, cola para comprar chucherías, cola para entrar a la sala, sentarte comiendo pantalla, y/o sentarte separado de la persona con quien vas, cola para sacar el carro del estacionamiento);

• Cuando te das cuenta, otra vez, de que no hiciste reservación para cenar, y te toca esperar 1 hora en un sitio;

• Cuando un domingo te sorprende una cola que corresponde al lunes en la autopista;

• Cuando una vez mas descubres que la comida que pediste para llevar y que pagaste completa, está incompleta;

• Cuando los vecinos decidieron hacer otra fiesta y sabes que no vas a dormir hasta las 3 am;

• Cuando te das cuenta de que llevas 1 año tramitando solvencias para poder trabajar, y aún no las tienes;

• Cuando recibiste la noticia de que ya no cuentas con 4 mil dólares para tus compras por Internet al año, sino con 4 cientos;

• Cuando llegas a una Clínica y te das cuenta de que se ha convertido en lo mas parecido a los Hospitales mal mantenidos y mal atendidos de antes, pero contigo pagando;

• Cuando te enteras de que los créditos que la ley impone a los Bancos a una tasa de 10,26% , en vez de dártelo a ti, que lo necesitas, se lo dan exclusivamente a los trabajadores del Banco;

• Cuando una pieza que tu carro necesita para su funcionamiento, está agotada irremediablemente y te toca pasar meses sin carro mientras llega;

• Cuando te dejan esperando en el teléfono 15 minutos, con una máquina que te dice que Ya Te van a Atender, cada 20 segundos;

• Cuando tu teléfono celular no tiene recepción, no recibe los mensajes que te mandan, o las llamadas te caen directo a la contestadora;

• Cuando se va sin aviso la señal de tu servicio de televisión por suscripción;

• Cuando tienes el número 589 en el Banco y van por el 500;

Lo único de lo que no me canso es de Ver El Avila.

5 comentarios:

El R dijo...

Estimado Ivan, cuando todo eso pasa (y en realidad espero que no todo al mismo tiempo) uno se pregunta ¿cómo ser decente y no morir en el intento? Afortunadamente tú tienes El Ávila, pero ese es un privilegio que no tenemos todos.

Un saludo, seguiré visitándote

MO dijo...

JO!

Cuántas cosas me has hecho recordar!

Vivía en El Peñón y hacía un Master en la UCAB...si no salía a las seis en punto (clases a las 9) no llegaba....

Tenía una vista bellísima desde casa...

Qué relación tan dependiente, tan de amor, tan panteísta, tenemos los caraqueños con la montaña...

Ese verde que hiere, esos cambios de color, el contraste del cielo, el disfraz de nubes....

Es una de las cosas que más extraño. Extraño pocas pero las que exraño, las extraño con mucha intensidad!

Besos Iván!

IERL dijo...

El r: Si, lamentablemente todo eso pasa en Caracas y al mismo tiempo, jjajajaja, no queda mas que reirse. y Si, el Ávila es la salvación. Saludos,

Mil Orillas: Que alegría haberte hecho evocar, en Madrid no hay algo como el Ávila, lo sé muy bien, viví allí y extrañé mucho mi montaña, tambien era una de las pocas cosas que extrañaba. Un Abrazo,

Jacqueline dijo...

Ay, Dios mío, Iván se me fue poniendo el estómago chiquitico mientras leía tu post.

Por eso es que cuando llegué aquí me sentía de vacaciones y todavía me pasa un poco... Es que cuando todo de pronto se te convierte en fácil no te lo terminas de creer.

Imagínate que una noticia de primera plana aquí puede ser que alguien dejó un carro atravesado en la calle y cosas por el estilo. No te digo que todo sea perfecto porque claro que no lo es, pero cooooooooooooooooo..........


Me impactó lo de las clínicas porque tengo esa misma opinión. Antes de venirme estuve en la emergencia de Clínicas Caracas y me sentía como en el Pérez de León, pero pagando una fortuna.

:(

El Avila es lo que MÁS extraño de Caracas, gracias por hacerle este homenaje.

Un beso GRANDE ♥

José Rangel dijo...

Pos nada men, solamente el buena amigo caminante Jhonny Walker nos quita un poco ese agobio/cansancio al llegar a casa, un trago en las "Rocks" y Liz Taylor, salu2-